Publicidad

El Athletic de Bilbao celebra uno de sus goles frente al Barcelona, con Cesc Fábregas de testigo.

Publicidad