Publicidad

Gareth Bale poco pudo hacer entre la defensa del Barcelona. Piqué despeja un balón que el galés pretendía.

Publicidad