Publicidad

Los jugadores del Barcelona posan con el trofeo que les acredita como campeones de la primera Supercopa de Catalunya, tras derrotar en la tanda de penaltis al Espanyol.

Publicidad