Publicidad

Carles Puyol celebra un día después de obtener la última Champions League del Barcelona, en el 2011.

Publicidad