Publicidad

Cristiano Ronaldo y Leo Messi, durante un partido entre el Barcelona y el Real Madrid, en agosto del 2012.

Publicidad