Publicidad

Cesc Fábregas junto a Sandro Rosell, presidente del Barcelona y Xavi Hernández en la Iglesia de la Natividad en la ciudad de Belén en Cisjordania.

Publicidad