Publicidad

Gareth Bale y Costa, del Villareal, durante el partido de Liga en el que debutó el lateral con el Madrid.

Publicidad