Publicidad

Lionel Messi, del FC Barcelona, durante el partido del pasado fin de semana ante el Rayo Vallecano.

Publicidad