Publicidad

Lionel Messi celebra uno de sus dos goles ante Sevilla. El Barcelona ganó 1-4.

Publicidad