Publicidad

El defensa del Real Madrid Sergio Ramos (izq.) pelea un balón con el centrocampista del Córdoba José María López Silva.

Publicidad