Publicidad

Liga de Campeones UEFA

Un tico vivió en Madrid la fiesta del Real

El costarricense Quique Salas vivió desde Madrid la celebración del Real tras la obtención de la ‘décima’.

FOTO: /Fotos: Quique Salas

El destino puso al tico Quique Salas en Madrid, precisamente el día en que el Real alcanzó su ansiada décima Champions.

Una pasantía de estudios le permitió al vecino de Cartago ser testigo de la fiesta blanca, pese a ser aficionado del Barcelona.

Salas vivió desde la capital española un hecho histórico para los merengues y compartió con Al Día sus anécdotas.

“Fue algo impresionante desde las horas previas al juego. La Policía cerró la fuente de Cibeles y también la de Neptuno para evitar que en la celebración se metieran los aficionados.

”Durante el partido no había nadie en las calles, parecía una ciudad fantasma. Todos estaban viendo el juego. Incluso, pasé por algunas casas y se escuchaban los gritos, principalmente del Atlético, que son más eufóricos.

”En los bares se palpaba la tensión, nadie se perdía una jugada y cuando cayó el gol del Real la gente se volvió loca, brincaban, cantaban e incluso algunos lloraron.

”Al terminar el partido todo colapsó, no se podía tomar el metro, no habían taxis y las calles estaban cerradas. Los seguidores se tiraron a las principales vías y solo se podía caminar hasta Cibeles.

”Me sorprendió que había mucho respeto, se cruzaban aficionados de los dos equipos y hasta se saludaban.

”Esa noche de sábado la ciudad no durmió. La afición esperó hasta las 6 a. m., hasta que llegara el equipo; ponían música, pero no del club, y aunque si había mucha celebración, cánticos y hasta personas subidas en los semáforos y en los postes, no fue tan eufórico como me imaginaba.

”La espera fue muy larga y puede que eso pesara un poco. Claro, al llegar los jugadores el ambiente se volvió a encender. Al ver el bus, la gente encendía ‘candelas romanas’ y cuando llegaron a la fuente empezaron a cantar, más aún cuando hablaron los jugadores, aunque todo fue rápido.

”Realmente mejor fue el domingo en el estadio.

”Para ir al Bernabéu regalaban entradas, pero había que hacer mucha fila, lo bueno fue que una amiga de la universidad las pudo conseguir y, aunque no me gusta el Real, había que ir al estadio, es algo que no se puede perder uno como amante del futbol.

”En el Santiago todo fue de otro mundo. Me sorprendió muchísimo el espectáculo y la cantidad de dinero que gastó el Real.

”Se vivió un ambiente distinto. Uno solo podía admirar porque fue de mucho nivel cuando presentaron a cada jugador, el lugar donde los pusieron y el juego de pólvora que hicieron.

”La gente cantaba, las fotos iban y venían, el animador hizo que se viviera una gran fiesta y los jugadores estaban como locos.

”La fiesta blanca fue total, pese a que esperaba más al ser la ansiada décima Champions”.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.