Publicidad

Cristiano Ronaldo (izq.) mareó a la defensa del Betis de Sevilla, cuadro que no sale de su racha de derrotas.

Publicidad