Publicidad

Roque Santa Cruz disputa el balón con el defensor Jordi Figueras.

Publicidad