Publicidad

Sandro Rosell, presidente del Barcelona, visitó hace algunos meses al exarquero Antoni Ramallets.

Publicidad