Publicidad

Sandro Rosell, presidente del Barcelona, junto a Neymar, nuevo jugador culé.

Publicidad