Publicidad

Sergio Ramos fue el encargado de colocarle la bufanda a la diosa Cibeles en Madrid.

Publicidad