Publicidad

Sergio Ramos celebra su anotación ante el Barcelona. Foto: AFP

Publicidad