Publicidad

Tomas Pina (centro) celebra su gol con sus compañeros durante el juego ante el Athletic de Bilbao.

Publicidad