Publicidad

Toni Kroos controla el balón ante la presencia de 10.000 aficionados merengues durante su presentación en el Santiago Bernabéu.

Publicidad