Publicidad

El delantero del Villarreal, Jonathan Pereira, intenta lanzar fuera de la cancha la bomba que ocasionó los gases lacrimógenos.

Publicidad