Publicidad

El árbitro Andrea De Marco le explica a los jugadores de la Roma y el Parma que el balón no puede rodar con normalidad en el terreno de juego.

Publicidad