Publicidad

Eder Citadin Martins celebra después de anotar de penal en el juego entre Sampdoria y Udinese, en Genoa, Italia.

Publicidad