Publicidad

Freddy Guarín (der.) disputa un balón ante Sebastien De Maio, durante un juego entre el Genoa y el Inter de Milán.

Publicidad