Publicidad

Marco Borriello (centro) de la Roma celebra su gol ante el Chievo.

Publicidad