Publicidad

Mauro Icardi y Rubén Botta, ambos argentinos, festejan tras la victoria en penales del Inter de Milán sobre el Real Madrid.

Publicidad