Publicidad

El jugador del Inter, Rodrigo Palacio (derecha), ante la marca de Evangelos Moras, del Hellas Verona.

Publicidad