Publicidad

Roberto Soriano (blanco) de la Sampdoria recibe la presión del romano Alessandro Florenzi.

Publicidad