Publicidad

El futbolista del Sampdoria Citadin Martins Eder (derecha) lucha por el balón con dos jugadores del Nápoles.

Publicidad