Publicidad

Sebastian De Maio y Giuseppe Sculli, del Genova, impiden a Marek Hamsik (amarillo) que llegue por el balón.

Publicidad