Publicidad

El mediocampista del Bayern Munich, Bastian Schweinsteiger celebra con el trofeo en manos

Publicidad