Publicidad

El centrocampista holandés Arjen Robben del Bayern Munich (izq.) no se salvó de la cerveza durante la celebración del título de campeón

Publicidad