Publicidad

David Alaba (izquierda) y Mario Mandzukic, del Bayern Múnich, celebran la victoria sobre el Barcelona (2-0).

Publicidad