Publicidad

Cristiano Ronaldo, del Real Madrid, y el portero del Everton, Tim Howard, en la jugada del primer gol del partido.

Publicidad