Publicidad

Carlos Lizararo (izquierda) del Deportivo Cali corre con la asfixiante presión de Alejandro López, del O'Higgings de Chile

Publicidad