Publicidad

El papa Francisco (der.) mientras recibe una camiseta firmada por todos los jugadores del Bayern de Múnich de manos de Manuel Neuer y Philipp Lahm.

Publicidad