Publicidad

Giorgio Chiellini (centro) celebra después de anotar uno de los tantos en la victoria de Italia.

Publicidad