Publicidad

James Rodríguez (10) celebra con sus compañeros la anotación ante el Rennes.

Publicidad