Publicidad

Klaas-Jan Huntelaar (der.) celebra un tanto con su compañaero Kevin-Prince Boateng en la victoria del Schalke ante Augsburgo.

Publicidad