Publicidad

El jugador del Bayer Leverkusen Son Heung-min Son (centro) celebra su gol con Gonzalo Castro (izq.) y Stefan Kiessling.

Publicidad