Publicidad

El jugador del Lille, Pape Souare (izquierda), ante la marca del futbolista del Nantes, Bănel Nicoliță.

Publicidad