Publicidad

Marouane Fellaini (centro) celebra su gol con los jugadores del Manchester United.

Publicidad