Publicidad

Per Mertesacker (der.) se abraza con Roman Weidenfeller tras el triunfo de Alemania ante Inglaterra.

Publicidad