Publicidad

El jugador del Bayern Múnich, Franck Ribery (centro), ante la marca de los futbolistas del Werder Bremen, Theodor Gebre (izquierda) y Clemens Fritz (derecha).

Publicidad