Publicidad

Roberto Soldado y el nigeriano Azubuike Egwuekwe durante una jugada en el partido de este domingo.

Publicidad