Publicidad

El jugador del Santos Laguna, Oribe Peralta (izqueirda) se lamenta por una oportunidad perdida, mientras Eduardo Casais, del Arsenal, observa desde el suelo.

Publicidad