Publicidad

Los estadounidenses celebran el gol de Eddie Johnson (derecha) ante Honduras, en semifinales de Copa Oro.

Publicidad