Publicidad

Xavi y Jesús Navas observan los collares que les regalor los jugadores de Tahití antes de iniciar el partido.

Publicidad