Publicidad

Los jugadores del Bayern Múnich Thomas Mueller (izquierda) y Bastian Schweinsteiger (derecha) se lamentan de la derrota ante el Augsburgo.

Publicidad