Publicidad

Víctor Valdés se cubrió la cara para ocultar sus lágrimas, temiendo una posible lesión grave en el juego ante el Celta de Vigo.

Publicidad