Publicidad

El presidente ruso, Vladimir Putin (c), posa junto a un grupo de jóvenes futbolistas durante su visita al Otkritye Arena, el nuevo estadio del Spartak de Moscú.

Publicidad